¿Conoces la Regla de las Tres Erres?

Se trata de una sencilla regla para formar parte de la solución al problema de los residuos.

Reducir

Generar la menor cantidad posible de residuos. El mejor residuo es el que no se produce.

Consejo 1

Elige bien tus compras para reducir los envases, seleccionando productos que estén menos empaquetados. ¿Te has fijado en la cantidad de plástico que hay en los supermercados?

Consejo 2

Un cambio que puedes hacer ya mismo es utilizar servilletas de tela en vez de papel. ¡Generaréis menos residuos y ahorraréis dinero!

 

Reutilizar

Dar un nuevo uso a algo, para no tirarlo.
Así evitamos que se convierta en un residuo.

Consejo 1

Las botellas reutilizables o cantimploras, pueden rellenarse y usarse durante años, evitando tirar botellas de un solo uso.

 

Consejo 2

Las pilas reutilizables (recargables) duran mucho más que las convencionales y suponen un gran ahorro de contaminación ¡y de dinero!

 

Reciclar

Depositar los residuos en los contenedores correctos. Así se podrán utilizar para fabricar nuevos objetos.

Consejo 1

¿Sabías que con las botellas de plástico se puede hacer, por ejemplo, fibra sintética para fabricar ropa?

 

Consejo 2

Con la materia orgánica que depositamos en el contenedor de resto, producimos compost para abonar las tierras de cultivo, ¡así cerramos el ciclo!

 

¡En la web “Reutiliza” de Lyma, puedes donar y adoptar artículos de segunda mano. Puedes ayudar a otras personas y cuidar el medioambiente. ¡Viva la reutilización!

Aquí tienes algunas buenas prácticas para aplicar en tu día a día

Lleva tu bolsa para hacer la compra y reutiliza las que te dan en las tiendas.

Procura comprar solo lo que vayas a consumir.

Evita los envoltorios superfluos.

Evita los productos de un solo uso (servilletas, cubiertos de plástico…)

Separa todo lo posible tus residuos.

No utilices las papeleras como contenedores.

Respeta los horarios de depósito. (20.00h a 0.00hs)

No dejes nada fuera del contenedor.

Anuda la bolsa de basura.

Evita echar líquidos en la bolsa de la basura.

Pliega los envases para que ocupen menos.

Vacía los envases totalmente antes de tirarlos.

¡Recuerda que existe el Punto Limpio!